El coste de la sobrecualificación

foto_by_ArchiM¿Cuánto cuesta producir titulados universitarios que acabarán ocupando puestos de trabajo que requieren una cualificación muy inferior? En la entrada de hoy daremos respuesta a esta pregunta, respuesta que no se encuentra disponible en Internet sino en una publicación del Dr. José García-Montalvo, profesor de la Universitat Pompeu Fabra y uno de los máximos expertos en el fenómeno de la sobrecualificación.

La sobrecualificación consiste en un desajuste entre el nivel formativo de un empleado y los requerimientos que le exige su puesto de trabajo. Cuando las exigencias del trabajo son menores que el nivel educativo se dice que estamos ante un trabajador sobrecualificado. Esta situación se produce en España más de lo que debería ser asumible, por lo que podemos decir que nos encontramos ante un problema grave de nuestro mercado laboral.

El profesor García-Montalvo estudió en el año 2000 el coste dinerario que supone este fenómeno en su trabajo «Educación superior y mercado de trabajo de los titulados universitarios: España frente a Europa» incluido en la obra colectiva «En torno al trabajo universitario: reflexiones y datos» (ver el apartado «Bibliogafía» de este blog). Vamos a resumir un poco la forma en que lo hizo y las conclusiones, que es lo más importante.

El autor empieza estableciendo el coste de la educación universitaria por alumno, que en aquella época era de 477.630 pesetas por estudiante (unos 2.870 euros). Los gastos presupuestados de las universidades españolas en el año 1998 fueron de 754.655 millones de pesetas (unos 4.535 millones de euros). A partir de ahí, el profesor García-Montalvo tiene en cuenta los siguientes aspectos para elaborar el cálculo:

  • el número de egresados.
  • la proporción de titulados que consideran que los requerimientos de su trabajo no son de nivel universitario.
  • el tiempo en que tardan en finalizar los estudios.
  • los salarios que habrían percibido los universitarios cualificados si se hubieran quedado en el COU (antiguo BAT).
  • la tasa de desempleo de los graduados de COU.

De ahí obtiene los salarios dejados de percibir por individuos que luego no encontrarán ninguna oportunidad de trabajar en ocupaciones adecuadas a universitarios, en total 161.000 millones de pesetas (unos 967 millones de euros).

Si se suman los salarios dejados de ganar más el coste directo de la educación universitaria de los individuos sobrecualificados el resultado final son 227.000 millones de pesetas (unos 1.364 millones de euros), lo que representa un 30,1% del gasto total de las universidades públicas españolas.

Conclusión: a finales del siglo pasado se invertían el equivalente a 1.634 millones de euros en formación universitaria que finalmente no proporcionaba empleos adecuados a esas titulaciones. Si eso ocurría en época de incipiente bonanza económica, ¿a cuánto ascendería la cantidad en la actualidad?

La verdad es que hay cosas que preferiría no saber.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Empleo, Formación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a El coste de la sobrecualificación

  1. Arcadi Peralta dijo:

    Buen articulo. Un estudio para hacernos reflexionar.

    • Aflabor dijo:

      Gracias, Arcadi, por tus palabras.
      En general, el tema de la sobrecualificación me hace reflexionar mucho.
      Habrá más entradas sobre esta cuestión.
      Un saludo

  2. Pablo dijo:

    La hipótesis de partida de este artículo es que la Universidad sirve para formar a los futuros trabajadores. Se plantea como una entidad formativa que cualifica a las personas para el mercado laboral. Pero la realidad es que la oferta formativa universitaria va por un lado y la demanda de trabajadores cualificados va por otro muy diferente y cambiante.
    La Universidad en sus orígenes tenía otro propósito puramente académico, que ha ido transformándose con el tiempo a lo que tenemos ahora. No todo el mundo que estudia una carrera universitaria lo hace para cualificarse y obtener un trabajo. Esto ocurre en las carreras técnicas, pero en menor medida en las humanidades. Se está perdiendo el norte, todo se basa en el coste, en la inversión que hacemos para cualificarnos, en el retorno de la inversión en formación. No pensamos en que una persona debe formarse como tal, que el conocimiento nos debe hacer mejores individios en la sociedad, y no meros engranajes delsistema productivo.
    Simplemente quería hacer esta reflexión, no creo que tengamos que traducirlo todo a términos económicos, porque este enfoque no nos va a llevar a ninguna parte. Solo tenemos que ver a lo que nos está llevando en nuestra sociedad occidental el poder del dinero frente a todo lo demás.

    • Aflabor dijo:

      Hola Pablo.
      El propósito del artículo era informar sobre un aspecto de la sobrecualificación del que no se encuentra información en Internet.
      En tu comentario hablas de cuestiones de las que también pretendo hablar en un futuro en este blog. Te aconsejo que estés atento a las actualizaciones y podremos debatir con más profundidad.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo

  3. Me encanta el post. Corto y clarísimo. Es vergonzoso, pero es lo que ocurre. Todas las entidades y los gobiernos actúan en función de unos intereses económicos que no son los de las personas. No hay coherencia entre las plazas universitarias, el acceso, la creación de puestos de trabajo y las inversiones que se realizan. Los licenciados, diplomados o graduados somos un excedente incómodo para este país. Pero quiero decir que muchos no hemos estudiado para ganar grandes sueldos, sino porque creíamos en lo que queríamos ser.

    • Aflabor dijo:

      Hola Leticia.
      Me gusta que te guste el post.
      El discurso del Estado, de las organizaciones empresariales y de los sindicatos se centra siempre en la formación como solución y panacea para todo lo relacionado con el desempleo, productividad, etc. Y entonces pasa lo que pasa.
      Dentro de poco pondré un estudio en pdf sobre la relación entre formación y empleo, seguro que te gustará.
      Un saludo

  4. emmagomezmtnez dijo:

    Genial querido Antonio,
    Excelente reflexión, y ansiosa por leer las posteriores. Has disfrutado escribiendo este post, se nota tanto en el mismo como en la respuesta a los comentarios.
    Comentarios muy enriquecedores, como siempre nos tienen acostumbrados tus lecotr@s.
    ¿Estudiamos para encontrar una salida laboral, para enriquecer nuestra alma y ansías de aprendizaje, una mezcla de todo? ¿Grandes costes en formación para luego trabajar por un salario inferior?
    Un abrazo
    Emma

    • Aflabor dijo:

      Hola Emma.
      Tus palabras me halagan. Es cierto que disfruto mucho escribiendo este blog y respondiendo comentarios de los lectores.
      Sobre tus preguntas, yo hubo un momento en mi vida en que opté por cursar estudios universitarios únicamente como forma de encontrar un empleo mejor y al final he acabado con un doctorado, que es la antítesis de lo material y de lo dinerario, lo haces principalmente porque hay un nosequé que te lo pide.
      Un abrazo.

  5. Anónimo dijo:

    Hola a todos …
    Me parece muy adecuado el post de Pablo, pero no estoy del todo de acuerdo con el artículo. Me recuerda este político de la Generalitat que no estaba de acuerdo con introducir una tercera lengua en los colegios, pero el lleva a sus hijos a colegios Trilingües, o a nuestro ministro de educación que alaba las virtudes de nuestras FP ( que no hay ninguna duda que las tiene y son unas opciones estupendas ) per todos sus hijos a Universidades…
    En mi opinión, la realidad se impone y si estudias una carrera (por desgracia) con pocas salidas, pues seguro que será difícil encontrar trabajo (Ahora más para todo el mundo). Recuerdo una conocida que ha estudiado Arqueología( una carrera que me por cierto me encantaría haber hecho) pero trabaja en una compañía aérea. Si no hay suficientes museos, excavaciones o conservaciones…pues no encontrará trabajo de eso…estoy de acuerdo que es triste pero es así…Si eres un investigador, con todo lo que le ha costado a él y al país formarse, pues al final en nuestro maravilloso país has de marchar…
    Hoy en día la situación es tremenda, pero creo que debemos ser conscientes con lo que decidimos estudiar y sus perspectivas de futuro … es duro pero debemos hacer una apuesta entre lo que nos gustaría y la demanda que tendrá…y con 18 años es muy difícil.
    A pesar de todo los datos demuestran que entre los titulados hay menos paro, y tardan menos en colocarse, pero cómo decía a veces el saber es un fin en sí mismo y eso pasa en muchas carreras cómo comenta muy bien Pablo.
    Un saludo

    • Aflabor dijo:

      Hola Anónimo.
      Gracias por aportar tu punto de vista.
      Me gustaría añadir que el fenómeno de la sobrecualificación lleva más de 20 años en este país, no es consecuencia de la crisis. Y además es un fenómeno permanente, es decir, el sobrecualificado no cambia su situación con el tiempo.
      Un saludo

  6. Pingback: El coste de la sobrecualificación | Help...

  7. Pingback: Cosas que hacer en verano mientras se estudia una carrera universitaria | AFLabor

  8. Pingback: Reseña del libro «¿Sirve la formación para el empleo?» | AFLabor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s