Planificación del estudio de una carrera universitaria (I): la carrera en general

everystockphoto-14359-o by dbkingTras el descanso estival os traigo una serie de artículos sobre la planificación de los estudios universitarios. Como he indicado en otras ocasiones, las carreras hoy en día implican un mayor esfuerzo y una necesidad de seguir una mínima estrategia para terminarlos en el tiempo previsto y sin pasar episodios de estrés o ansiedad excesiva. El aumento de las tasas también obliga al estudiante a aprovechar sus recursos de la manera más eficaz y eficiente posible. En este primer artículo hablaré de la planificación de la carrera en términos generales. En los dos siguientes explicaré la planificación del curso académico y de cada asignatura.

Antes de matricularnos o acceder a unos estudios universitarios debemos mirar hacia el futuro, es decir, hacia los cuatro cursos de la carrera y hemos de hacernos las siguientes preguntas:

1.- ¿Tendré tiempo?

Estudiar una carrera actualmente implica mucha más cantidad de tiempo que hace 10 años por culpa del método de evaluación propuesto por el Plan Bolonia (EEES). Por lo tanto, se trata de un período en la vida de una persona en la que los estudios lo significan todo. La consecuencia es que debemos estar dispuestos a renunciar a determinadas actividades ociosas en favor de la universidad. En ocasiones, los alumnos renuncian a tener un empleo mientas estudian una carrera.

Así pues, cada estudiante debe valorar si dispondrá del tiempo necesario para «meterse en el follón» que supone estudiar una carrera. Si tiene un empleo a tiempo parcial posiblemente irá más «ahogado» y deberá tenerlo en cuenta. Si tiene un empleo a tiempo completo posiblemente optará por cursar la carrera de forma no presencial. Trabajadores que estudian en la UOC y en la UNED me han comentado que deben dedicar el sábado completo y algunas horas más a la semana para llevar al día los estudios. Algunas universidades tienen un plan de estudios a tiempo parcial pensado para este perfil de estudiante.

Las obligaciones familiares también influyen en este punto. ¿El alumno tiene hijos o está pensando en ampliar la familia?¿tendremos que cuidar próximamente de algún familiar mayor o enfermo?.

Los nuevos grados adaptados al EEES implican acreditar el conocimiento de un idioma extranjero, la realización de un período de prácticas obligatorias y de un Trabajo de fin de Grado (TFG), etc. y todo esto hay que tenerlo presente en cuanto al factor tiempo.

Finalmente, hay quien aprovecha la situación de desempleo para cursar una carrera. Teniendo en cuenta que la prestación por desempleo puede durar como máximo dos años ¿se ha pensado en el resto de años que ocuparán los estudios?.

2.- ¿Tendré recursos?

El estudiante debe valorar los siguientes puntos: pago de matrícula cada curso (ya hemos dicho que han subido mucho las tasas), transporte, material, residencia, internet (básico), academia de idiomas (si procede), etc. ¿Le supone un gasto que puede asumir? Quizás al inicio de la carrera lo pueda asumir pero ¿y dentro de dos años?. Muchos padres de estudiantes sufragan la totalidad de esos gastos pero ¿peligra su puesto de trabajo?¿hay ahorros? Un consejo para esos padres: si no se puede pagar una carrera no se debe matricular al hijo en ella porque los recibos de matrícula que no se pagan anulan el expediente del alumno y el esfuerzo académico realizado no sirve de nada.

Un último apunte: las asignaturas que se repiten cuestan cada vez más caras mientras que las Matrículas de Honor obtenidas reducen el coste del importe de la matrícula del curso siguiente.

3.- ¿Tendré capacidad?

Para cursar una carrera se necesitan una serie de competencias o capacidades: inteligencia normal o alta, hábito de lectura y estudio, trabajo en equipo (agradecimientos de nuevo al Plan Bolonia), conocimientos de informática, etc.

Si no las tenemos se puede superar igualmente la carrera pero nos costará más esfuerzo y, por lo tanto, tiempo, y eso hay que tenerlo en cuenta.

4.- ¿Conozco los idiomas con los que se trabaja en esa universidad?

En las Comunidades Autónomas con idioma propio (Catalunya, País Vasco, Comunidad Valenciana, Galicia) hay que tener presente que puede que las clases se impartan en esa lengua. Los alumnos tienen derecho a presentar los trabajos y a redactar los exámenes en el idioma que prefieran (castellano o idioma autonómico) pero siempre es mejor dominar un mínimo el idioma autonómico correspondiente para comprender el enunciado o los materiales.

Unos últimos consejos

  • No dejar el tema del idioma extranjero para los últimos cursos.
  • Sobre el TFG, podemos ir viendo lo que más nos interesa y vemos asequible para ir avanzando, por ejemplo, durante los veranos.
  • En los nuevos grados suele haber un tutor para cada alumno que ayuda a planificar y a orientar académicamente. Aprovecha esta nueva figura.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación, Orientación Académica y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Planificación del estudio de una carrera universitaria (I): la carrera en general

  1. Pingback: Planificación del estudio de una carrera...

  2. anonimo dijo:

    Esto q es? la introduccion de una guia para dummies?

    • Aflabor dijo:

      Hola Anónimo.
      Es el primero de tres artículos para que los estudiantes se planifiquen mejor los estudios universitarios. Algunas cosas de este primer apartado pueden parecer muy obvias pero el curso pasado me encontré con casos de alumnos que no habían planificado aspectos tan claves como el dinero.
      Un saludo.

  3. Luis dijo:

    Hola,
    está bien este resumen sobre aspectos que hay que tener en cuenta, pero he llegado a la conclusión de que si esto lo lee un joven de hoy, muchos de ellos solo cumplirán con el criterio de tiempo. Quiero decir, que tal y como está el panorama económico y laboral de muchas familias, no pasarán el análisis de recursos económicos, bien por falta de ellos o bien por la precariedad y inestabilidad del mercado laboral. En cuanto a las capacidades, es un tema que muchas veces va ligado a los recursos económicos, a no ser que exista un problema biopsicosocial de base; quiero decir que, por ejemplo para tener un buen nivel de competencia en idiomas, tienes que invertir, además de tiempo y esfuerzo, dinero y muchas veces esto no es posible, es decir, que el desarrollo de las capacidades de la persona, muchas veces está supeditado a los recursos de que dispone (seguramente que a muchas más, relacionadas con la calidad del sistema educativo pre-universitario). El hecho de que te hayas encontrado alumnos con problemas económicos, es una cuestión que debería hacernos reflexionar de si se trata de un problema de planificación o de capacidad o de tiempo, o bien responde a un problema social que todavía no está resuelto. Piensa que hay muchas personas que no podrás tener en tu aula, no por falta de tiempo o capacidad, sino por falta de recursos y eso preocupa. Da la sensación de que estamos mercantilizando la educación, no crees?.

    Un saludo

    • Aflabor dijo:

      Hola Luis.
      Gracias por tu comentario tan extenso y meditado.
      Para mí los factores que he citado en el artículo no tienen porqué excluir a un estudiante automáticamente. Pienso que estudiar una carrera universitaria implica siempre un sacrificio y una renuncia a cosas. Saber escoger lo que vamos a sacrificar requiere un ejercicio de planificación, especialmente en los casos en los que escasea el dinero y el tiempo.
      El Plan Bolonia ha perjudicado a los alumnos en relación al factor tiempo puesto que antes se podía aprobar una asignatura sin pisar el aula y estudiando a tope el día antes del examen. Pero se puede obtener tiempo sacrificándolo de otras actividades.
      La crisis económica y la subida de tasas han perjudicado al estudiante en cuanto a los recursos económicos y eso ya es más difícil de superar. ¿Una persona con problemas económicos puede planificar cómo obtener dinero y dedicarlo al estudio? Se trata de que cada uno lo piense un poco, se analice a sí mismo y tome las decisiones oportunas en la medida de sus posibilidades
      No entiendo muy bien lo que dices sobre la «mercantilización de la educación». A mí me parece muy mal que por culpa de la crisis haya gente que no pueda estudiar una carrera. Es algo que no había visto en todos los años que llevo en la universidad, como estudiante y como profesor.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s