«Los delegados de prevención» Colaboración de José Silvano Ruiz Puertas

Delegado_de_prevencion_photo_by_Luis_Rojas_MárquezNuevamente, tengo el placer de presentaros una colaboración de José Silvano Ruiz Puertas, del que podréis ver su perfil al final de esta entrada. Nos habla de la figura del delegado de prevención, no sólo desde el punto de vista legal sino también aportando algunas pinceladas desde su vasta experiencia profesional.

«Los delegados de prevención»

Antonio me propuso escribir un artículo sobre los delegados de prevención. Voy a intentar enfocarlo desde mi experiencia como jefe de personal y coordinador de prevención de riesgos laborales del Grupo JGC  durante muchos años.

Empezaré diciendo que es una figura que puede y debe ser muy relevante dentro de una empresa, pero para ello se deben dar tres requisitos principalmente:

1) Que sea una persona que realmente tenga interés y preocupación por esta materia. Te tiene que gustar y tienes que querer implicarte, ya que te supone una preocupación más. Desde tu nombramiento además de tener que hacer tu trabajo diario tienes que implicarte en el día a día de la prevención.

2) Que tenga unos conocimientos previos, además de la cualificación que el empresario tiene la obligación de darle. Más adelante lo analizaremos.

3) Que la empresa le deje participar activamente. Las empresas suelen ser muy celosas de su información y les cuentas que tienes que dar una participación real a los delegados de prevención, no por ser delegados, sino por ser miembros de un sindicato en concreto y os puedo asegurar que las relaciones con los sindicatos NO SUELEN SER PACÍFICAS.

La figura del delegado de prevención viene recogida en el artículos 35 y siguientes de la Ley  31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales (en lo sucesivo LPRL):

«Artículo 35: Delegados de Prevención.

 Los Delegados de Prevención son los representantes de los trabajadores con funciones específicas en materia de prevención de riesgos en el trabajo.

Los Delegados de Prevención serán designados por y entre los representantes del personal, en el ámbito de los órganos de representación previstos en las normas a que se refiere el artículo anterior, con arreglo a la siguiente escala. […..] »

Quiero llamar vuestra atención sobre una circunstancia: «serán designados por y entre los representantes del personal», por lo tanto en una empresa donde no hay representante de personal no hay delegado de prevención. Esta circunstancia no es extraña en empresas de reducida dimensión o en aquellas de no tan reducida donde no se han promovido elecciones sindicales.

El legislador quiere que sea un representante de los trabajadores para gozar directamente de la protección que éstos tienen frente al empresario y las posibles presiones por parte de éste. Personalmente, hubiera desligado esta figura de la acción sindical por las connotaciones políticas que tiene en muchas ocasiones, como os he indicado más arriba.

El delegado de prevención, al ser un trabajador de la empresa, se supone que será una persona que conocerá los procedimientos de trabajo, que sabrá qué se hace, cómo se hace y por qué. Por lo tanto, es la persona idónea para ayudar a la empresa en la tarea de eliminar los riesgos o por lo menos reducirlos a la mínima expresión. Todo el que ha estado en una fábrica sabe que una cosa son los procedimientos de trabajo escritos y otra cosa bien distinta el cómo se hacen, con demasiada frecuencia,  las cosas.

Sus funciones están recogidas en el artículo 36 de la LPRL del que os hago un cuadro resumen:

Artículo 36: Competencias y facultades de los Delegados de Prevención.

1- Son competencias de los Delegados de Prevención:
a) Colaborar con la dirección de la empresa en la mejora de la acción preventiva. 

 

 

b) Promover y fomentar la cooperación de los trabajadores en la ejecución de la normativa sobre prevención de riesgos laborales.  c) Ser consultados por el empresario, con carácter previo a su ejecución, acerca de las decisiones a que se refiere el artículo 33 de la presente Ley.  d) Ejercer una labor de vigilancia y control sobre el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales. 
En las empresas que, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 38 de esta Ley, no cuenten con Comité de Seguridad y Salud por no alcanzar el número mínimo de trabajadores establecido al efecto, las competencias atribuidas a aquél en la presente Ley serán ejercidas por los Delegados de Prevención.
2- En el ejercicio de las competencias atribuidas a los Delegados de Prevención, éstos estarán facultados para:
a) Acompañar a los técnicos  y   a los Inspectores de Trabajo y Seguridad. b) Tener acceso información y documentación relativa a las condiciones de trabajo c) Ser informados por el empresario sobre los daños producidos en la salud, pudiéndose presentar en el lugar de los hechos.
d) Recibir del empresario las informaciones obtenidas por éste procedentes de las personas u órganos encargados de las actividades de protección y prevención en la empresa, así como de los organismos competentes para la seguridad y la salud de los trabajadores
e) Realizar visitas a los lugares de trabajo. f) Recabar del empresario la adopción de medidas. g) Proponer al órgano de representación de los trabajadores la adopción del acuerdo de paralización de actividades. 
3- Los informes que deban emitir los Delegados de Prevención a tenor de lo dispuesto en la letra c) del apartado 1 de este artículo deberán elaborarse en un plazo de quince días, o en el tiempo imprescindible cuando se trate de adoptar medidas dirigidas a prevenir riesgos inminentes. Transcurrido el plazo sin haberse emitido el informe, el empresario podrá poner en práctica su decisión.
4- La decisión negativa del empresario a la adopción de las medidas propuestas por el Delegado de Prevención a tenor de lo dispuesto en la letra f) del apartado 2 de este artículo deberá ser motivada

Podríamos resumir lo visto en una idea básica:

“Participar activamente en todos los procesos/proyectos presentes y futuros de la empresa que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.”

Quiero aprovechar para responder a dos cuestiones habituales en esta materia:

Primero, ¿tiene  la empresa la obligación de entregar el plan de prevención de riesgos laborales a los delegados de prevención? , artículo 36.2.b antes visto.

Segundo, ¿puede el delegado de prevención paralizar los trabajos? NO, artículo 32.2.g de la LPRL.

Sus garantías y funciones las encontramos en el artículo siguiente,  el 37 de LPRL.

1- Mismas garantías que los miembros del Comité de Empresa, las cuales encontramos en el  artículo 68 Estatuto de los Trabajadores.

Uso del crédito horario como representantes de los trabajadores, artículo 68 e. del Estatuto de los Trabajadores. No se computará en ese crédito las reuniones del Comité de Seguridad y Salud, ni otras convocadas por el empresario en materia de prevención de riesgos o las visitas referidas en el artículo 36 de LPRL.

2- En cuanto a la formación, vamos a detenernos algo más.  Dice la Ley; «El empresario deberá proporcionar a los Delegados de Prevención los medios y la formación en materia preventiva que resulten necesarios para el ejercicio de sus funciones», «repitiéndose periódicamente», «será considerado como tiempo de trabajo a todos los efectos y su coste no podrá recaer en ningún caso sobre los Delegados de Prevención».

Particularmente me parece que el tema se ha quedado algo indeterminado, «la formación que resulte necesaria para el ejercicio de sus funciones» ¿Qué formación es esa? Pues señores, salvo que en la negociación colectiva se diga algo al respecto, no está establecido qué formación tiene que tener el delegado de prevención. Así que podría ser válido desde un curso básico de 50 horas hasta el Máster en Prevención de Riesgos Laborales. Por eso antes os decía que según mi criterio el trabajador que es nombrado como delegado de prevención debería tener una formación previa, para mí, por lo menos, debería ser técnico medio.

3- Sigilo profesional, contenido en el artículo 65.2 del Estatuto de los Trabajadores.

«4– Lo dispuesto en el presente artículo en materia de garantías y sigilo profesional de los Delegados de Prevención se entenderá referido, en el caso de las relaciones de carácter administrativo o estatutario del personal al servicio de las Administraciones públicas, a la regulación contenida en los artículos 10, párrafo segundo y 11 de la Ley 9/1987, de 12 de junio, de Órganos de Representación, Determinación de las Condiciones de Trabajo y Participación del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas

Hasta ahora hemos hablado de qué es un delegado de prevención, sus funciones, sus garantías, pero ¿y sus responsabilidades? Esto será objeto de otro artículo.

Gracias, Antonio, por brindarme la oportunidad de seguir participando en tu blog.

Un saludo.

JR.

imagen000José Silvano Ruiz Puertas es Graduado Social Colegiado, con casi 10 años de experiencia en el área de Recursos Humanos, Laboral y Prevención de Riesgos Laborales en la empresa privada. Finalizó sus estudios de Graduado Social Diplomado en el año 1997, obteniendo la calificación de Premio Extraordinario Final de Carrera y siendo alumno interno del departamento de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho de la Universidad  de Murcia. Tras finalizar sus estudios oficiales, compaginó el trabajo con la realización de varios Máster, para completar su formación: así en el año 2000 cursó el Máster en Prevención de Riesgos Laborales, en el año 2002 el Máster en Asesoría Fiscal y ya en el año 2006 el Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos. Además de diversos cursos de especialización como el de Auditor Laboral, Auditor en Prevención de Riesgos Laborales y Formador de Formadores, por poner algunos ejemplos.

Actualmente, ejerce como asesor independiente, cubriendo los campos de Recursos Humanos, Laboral, Contable y Prevención de Riesgos Laborales.

Su blog:  «El  blog laboral de J. S. Ruiz Puertas»

Su perfil en Linkedin: http://www.linkedin.com/pub/jose-silvano-ruiz-puertas/36/394/404

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones externas, Derecho del Trabajo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a «Los delegados de prevención» Colaboración de José Silvano Ruiz Puertas

  1. Aflabor dijo:

    Gracias de nuevo, José Silvano, por este artículo.
    Respecto a lo que comentas sobre la vinculación sindicato-delegado de prevención, yo creo que es mejor que los delegados de prevención sean miembros del comité de empresa o delegados de personal, no sólo por la protección que les brinda la normativa sino porque así evitamos una disparidad de interlocutores sociales que no beneficia ni a trabajadores ni a empresa. Imaginemos que fueran figuras separadas y que hubiera que informar al comité de empresa de unas cosas y al delegado de prevención de otras, habría problemas de coordinación que no beneficiarían a los trabajadores y que además supondrían un esfuerzo extra para el empresario.
    En cuanto a la formación, los sindicatos suelen impartir la básica de PRL a sus afiliados con responsabilidades pero no estaría de más que se concretara por ley la formación mínima que debe impartir el empresario. Coincido contigo en que debería ser el título de técnico intermedio. En cualquier caso, los comités de seguridad y salud suelen permitir la presencia de asesores externos tanto de la parte empresarial como de la parte social. Eso permite suplir la falta de formación en materias muy específicas o complejas (riesgos psicosociales, por ejemplo.)
    Un saludo

  2. Luis dijo:

    No tiene nada que ver con el artículo pero como se que eres profesor del grado de Relaciones Laborales quería preguntarte. ¿Tiene, el Grado, una salida laboral elevada o tiene más, por ejemplo, un ciclo superior de Administración y Finanzas? ¿Y a nivel salarial?

    Es que me resulta atractiva la carrera pero quiero saber si estudiar esta carrera me daría más oportunidades que estudiar un Grado Medio y unas mejores condiciones o no.

    Actualmente estoy haciendo Gestión y Administración Pública y lo voy a dejar por eso, exactamente, por la falta de perspectivas laborales y salariales.

    • Aflabor dijo:

      Hola Luis
      En principio la carrera de RRLL te dará más opciones para trabajar tanto por cuenta propia como por cuenta ajena. Piensa que los puestos para administrativo se cubren con un abanico muy amplio de estudios y perfiles, tienes mucha gente contra la que competir. Además, en ocasiones se solicita carrera para estos puestos pese a no ser objetivamente necesaria para un desempeño óptimo. Es habitual que personas que han cursado ese ciclo superior luego continúen con una carrera universitaria, especialmente si no encuentran empleo o no les satisface el que encuentran. Por lo tanto, mi opinión es que resulta más ventajoso que curses la carrera pero la decisión final es tuya.
      Un saludo

  3. Pingback: El blog AFLabor cumple 3 años | AFLabor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s