Comprar el Trabajo de Fin de Grado (TFG)

foto_by_ArchiMEn las universidades acabamos de evaluar los Trabajos Finales de Grado (TFG). Estos trabajos aparecieron como novedad cuando se implantó el Plan Bolonia pese a que en las anteriores Ingenierías ya existían los proyectos de fin de carrera, figura muy similar. Los TFG son trabajos obligatorios para los estudiantes de Grado que deben realizarse en la fase final del plan de estudios y están orientados a la evaluación de competencias asociadas al título (art. 12.7 del Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales). En las enseñanzas de Máster existe su equivalente (TFM). Estos trabajos requieren una planificación y un esfuerzo continuo durante unos meses (su extensión puede llegar hasta las 50-60 páginas) y culminan con la presentación pública del mismo ante un tribunal de profesores.

Como he dicho, por estas fechas hemos terminado las evaluaciones de TFGs y también por estas fechas proliferan en la prensa artículos donde se habla de un «mercado negro» de TFG y TFM, es decir, la elaboración y venta de estos trabajos a estudiantes que lo solicitan, habitualmente tras entrar en contacto a través de webs de anuncios. Sobre estas prácticas, me gustaría apuntar algunas ideas:

1.- Comprar un TFG constituye plagio: en estos anuncios se habla de que se ofrecen TFGs «originales», sin peligro de que el estudiante sea acusado de «plagio» y, en consecuencia, suspendido. El plagio, es decir, atribuirse uno la autoría de una obra (o parte de ella) elaborada por otro, es un problema que está a la orden del día en las universidades. No obstante, parece que el problema está en el denominado «plagio involuntario», esto es, «copiar y pegar» sin citar la fuente por desconocimiento de las formas correctas de elaborar un trabajo y una bibliografía. Bien, estos anuncios aseguran que el TFG no supondrá ningún riesgo de que el evaluador encuentre indicios de plagio principalmente porque se elabora respetando las normas de citación de fuentes bibliográficas. Es decir, se está ofreciendo a la venta un TFG «bien hecho», por decirlo de alguna manera, sin que se pueda acusar al estudiante de haber plagiado su contenido. Un ejemplo similar sería el de aquella persona que paga a otra para que le escriba una novela («escritor negro» o ghostwriter). En este sentido, me gustaría señalar que comprar un TFG también se considera plagio por lo que este tipo de prácticas constituyen un fraude por más que los anuncios lo intenten vestir como un intercambio económico fruto de la necesidad y de la oferta y la demanda. Por lo tanto, comprar un TFG es un plagio, un fraude y es algo deshonesto que no debe hacerse.

2.- No sale a cuenta pagar por un TFG: para evitar que los estudiantes paguen por un TFG y cometan así plagio y fraude, la argumentación moral anterior no parece muy convincente teniendo en cuenta que vivimos en un país bastante corrupto. Por ese motivo, expongo otra idea para disuadir a los estudiantes: los precios que se manejan en la compra y venta de estos trabajos (200-300-500 euros, 5-6 euros por página, etc.) me inducen a pensar que, o bien los trabajos son muy caros para el bolsillo de un estudiante o bien son de muy baja calidad. Me explico: si el TFG a la venta es de calidad será muy caro, es decir, al estudiante le saldrá más a cuenta elaborarlo él mismo que pagar por él (o dejarlo para el curso que viene en caso de no disponer de tiempo). Por el contrario, si el TFG ofrecido es de precio asequible, muy posiblemente será de baja calidad, contendrá partes plagiadas o usadas en otros TFG (posiblemente vendidos a otros «clientes») y no pasará un control de plagio mediante programas informáticos que tenemos en las universidades. Después de analizar precios, no considero posible que nadie «serio» pueda vivir de elaborar y vender TFGs, ni siquiera como complemento de otros empleos, ni actuando como intermediador estudiante-escritor, ni nada relacionado. Todo lo ofrecido por estos anuncios no se puede cumplir y, por lo tanto, no satisfarán las necesidades del estudiante que pretenda comprar un TFG.

3.- No es tan difícil elaborar un TFG: con un poco de planificación, tiempo, esfuerzo y un mínimo apoyo del tutor, se puede hacer un TFG bastante digno con posibilidades de aprobar. El TFG puede convertirse en algo muy bonito. He tutorizado trabajos a estudiantes que han puesto una increíble pasión e interés en el mismo. Realmente puedo afirmar que han disfrutado elaborándolo, lo han «vivido», han acabado orgullosos de su TFG. Y con menos ilusión y dedicación también puede salir un TFG aceptable.

Conclusión: el supuesto mercadeo ilícito de TFGs y TFMs da para llenar páginas de medios de comunicación una o dos veces al año pero nada más. Los problemas reales relacionados con la elaboración del TFG son otros: tutores de TFG que no cumplen del todo con su obligación por sobrecarga de trabajo, falta de medios, falta de remuneración o puro desinterés; estudiantes que cometen plagio (involuntario o no) o que no son capaces de planificarse la elaboración del trabajo por falta de tiempo, medios, competencias, etc. En definitiva, cuestiones que los profesores tratamos de solucionar intercambiando experiencias docentes unos con otros en vez de leer artículos sensacionalistas y morbosos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación, Orientación Académica y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Comprar el Trabajo de Fin de Grado (TFG)

  1. Pingback: Algunas reflexiones sobre innovación docente en ciencias sociales y jurídicas | AFLabor

  2. Soraya campillo montoya dijo:

    Mi hermana entrego su tfg y el tutor le dijo q estaba incompleto, el problema es q con lo que el le dijo para ayudarla ella no consigue sacar el trabajo adelante y lo esta pasando fatal. Que podria hacer.

    • Aflabor dijo:

      Hola Soraya.
      La comunicación entre tutor-estudiante resulta clave para una buena elaboración de un TFG. Tu hermana debe consultar con su tutor cuantas veces sea necesario. También puede ser útil seguir la guía o manual de elaboración del TFG con la que cuentan la mayoría de las universidades o carreras.
      Un saludo

  3. Mariela dijo:

    Ayer una de mis mejores amigas me dijo que se dedicaba en su tiempo libre a esto, a hacer trabajos de fin de grado para otras personas a cambio de una cantidad de dinero que me pareció, por cierto, bastante pequeña. Me quedé estupefacta porque no sabía que esto existía, estuve indagando en Internet y llegué aquí. Después de hablar con ella vi “la otra cara” y aunque yo no lo haría, la entiendo perfectamente. Es una chica con media de sobresaliente en la carrera, que prepara unas oposiciones muy complicadas para las que no hay ni una ayuda, no tiene ingresos y sus padres no están precisamente en buena situación económica. En su día quiso hacer el doctorado y no le abrieron ninguna puerta. Ella dice que sus clientes siempre sacan sobresaliente y yo me lo creo porque ya en la facultad era muy buena. Creo que la pena no es que haya gente que compre trabajos, sino que haya talentos investigadores como el de ella desaprovechados porque en este país en las Universidades hay mucho profesor que en su momento entró “de aquella manera”, mientras que hoy en día no se abre la puerta a nadie joven y gente muy buena recurre a lo que puede para subsistir. Yo por suerte encontré trabajo al salir de la Universidad y, también por suerte, bien remunerado, pero si me encontrase en su situación no me supondría un problema moral hacerlos, los principios están muy bien pero el alquiler hay que pagarlo. Un saludo y gracias por su post, me ha aclarado muchas cosas.

    • Aflabor dijo:

      Hola Mariela
      Me alegro de que el post te haya resultado útil.
      El problema del plagio y mercadeo de TFGs no es solo moral sino económico ya que se obtiene más dinero en relación horas/euros con cualquier otro trabajo lícito (incluso trabajar «en negro» en un restaurante, etc). Es muy posible que a tu amiga le salga más a cuenta realizar un trabajo a tiempo parcial mientras estudia las oposiciones. En cualquier caso, el problema de la universidad no es cursar un doctorado sino mantenerse en ella después de cursarlo.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s