Evolución y contenidos de la carrera universitaria de Relaciones Laborales

Siempre digo que la carrera de Relaciones Laborales es la mejor carrera que uno puede estudiar en la universidad. El motivo principal es que la he estudiado yo, lo que otorga a esa afirmación un carácter bastante subjetivo. No obstante, debo añadir que las personas que cursan dichos estudios opinan que es una carrera muy bonita y de mucha utilidad.

Actualmente, se trata de unos estudios universitarios adaptados plenamente al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) también conocido como Plan Bolonia. Suelen denominarse como Grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos (UCM, USAL, UM), Grado en Relaciones Laborales y Empleo (UC3M), Grado en Relaciones Laborales y Ocupación (URV, UOC) o, simplemente, Grado de Relaciones Laborales (UB).

Evolución histórica

Según el Libro Blanco del título de grado en Ciencias Laborales y Recursos Humanos, el origen histórico de estos estudios se remonta a la creación de la Escuela Social de Madrid en 1925, por parte de la Sección de Cultura y Acción Social del Instituto de Reformas Sociales, cuya función básica de primer orden fue el establecimiento y desarrollo de la legislación social, laboral y de protección social en España. Los tres años de enseñanza contemplados se centraban en contenidos sobre legislación laboral y organización del trabajo, materias que se encontraban todavía en una primera fase de su desarrollo.

A partir de ese momento fundacional, los estudios han sufrido diversas transformaciones con el fin de adaptarlos a las nuevas circunstancias que se iban sucediendo en el mundo del trabajo. Así, en 1930 se da uniformidad a todos los estudios de las Escuelas Sociales; en 1967 se combinan la línea jurídica laboral y la económica, vinculándola al campo de la organización de la empresa y la dirección de personal; en 1980 pasan a considerarse como enseñanza universitaria de grado medio que permite la obtención del título de Graduado Social Diplomado.

En 1990 se produce el cambio más importante al establecerse el título oficial de Diplomado en Relaciones Laborales, que sustituyó al anteriormente mencionado. Esta nueva titulación modificaba de forma significativa los contenidos docentes y ampliaba el perfil profesional de estos estudios planteándose como objetivo formativo el «proporcionar una formación adecuada en las bases teóricas y en las técnicas de la organización del trabajo y de la gestión de personal; así como de la ordenación jurídica del trabajo y de la Seguridad Social» (Real Decreto 1429/1990, de 26 de octubre). Se pretendía ampliar el abanico de salidas profesionales al mundo de la empresa, al ejercicio libre de la profesión y a las Administraciones Públicas. Esta fue la época en la que se empezaron a estructurar las carreras según un número de «créditos» (horas de docencia) en lugar de asignaturas. La ventaja era que un determinado número de créditos eran prácticos, por lo que se dejaba un tanto de lado el protagonismo de la clase magistral teórica pura y dura. También se permitía escoger entre algunas asignaturas optativas con la finalidad de que cada estudiante se hiciera la carrera «a su medida» según sus intereses.  Al final acababas seleccionando las que te decían que eran más «fáciles» o que se ajustaban a tus horarios.

A finales de la década de los noventa se comprobó como necesaria la creación de unos estudios de segundo ciclo (licenciatura) que permitieran complementar la Diplomatura en Relaciones Laborales. Se daba la circunstancia incomprensible de que  los diplomados en Relaciones Laborales o Graduado social, solo tenían acceso a segundos ciclos distantes encuanto a sus contenidos formativos: Publicidad y Relaciones Públicas, Biblioteconomía y Documentación y Comunicación Audiovisual. Por esos motivos, el Real Decreto 1592/1999, de 15 de octubre, estableció el titulo universitario oficial de Licenciado en Ciencias del Trabajo y las directrices generales propias de los planes de estudios, fijando como objetivo formativo del propio título, «el de proporcionar una formación adecuada, de carácter interdisciplinar, en el campo del trabajo humano, en su doble vertiente organizativa y relacional».

En mi opinión, la Licenciatura en Ciencias del Trabajo, aunque permitió la obtención de un título de segundo ciclo y el acceso a estudios de doctorado, no mejoró sustancialmente las salidas profesionales de los titulados. En general, las ofertas de empleo no distinguían entre una carrera y la otra, valorándose del mismo modo. Para entendernos,  si tenías la diplomatura (3 años cursados, 180 créditos) te daba casi igual cursar la licenciatura (2 años más, 120 créditos) porque te contrataban igual en las empresas privadas. En el caso de acceso a la Administración Pública (coloquialmente denominado oposiciones) te daba las mismas ventajas que cualquier otra licenciatura y, en unas escasísimas convocatorias a nivel autonómico o local (no lo recuerdo), era requisito tener esa titulación en concreto (lo que fundamenta mis sospechas de que la plaza ya tenía dueño antes de convocarse).

En mi caso particular, aproximadamente el 50% de los estudiantes de la Diplomatura en Relaciones Laborales continuamos con la Licenciatura en Ciencias del Trabajo. El resto de personas que accedieron a esos estudios eran Licenciados en Derecho o en Psicología, amén de Diplomados en Turismo, en Trabajo Social o en Empresariales. Debo señalar que un 10% de los titulados en Relaciones Laborales optaron por cursar la Licenciatura en Derecho. Esta opción siempre me ha parecido muy acertada pues ambos estudios se complementan muy bien.

A partir del año 2007 se empieza a establecer el sistema actual (EEES) quedando configurados como estudios de Grado divididos en 4 cursos lectivos (240 créditos ECTS) y recibiendo su concreta denominación a elección de cada centro.

Contenidos

La característica principal de estos estudios es su interdisciplinariedad, un término que queda muy bonito y muy moderno. Se trata de una carrera universitaria que combina contenidos de diversas ciencias y disciplinas sociales: Derecho, Sociología, Psicología, Economía, Administración de Empresas y algo de Historia.

La base de los estudios la configuran el Derecho del Trabajo (en todas sus ramificaciones),  una serie de ramas jurídicas complementarias (civil, mercantil, procesal, etc.) y materias relacionadas con la Administración y Gestión de Recursos Humanos.

En cuanto a la dificultad, una persona con un cociente intelectual medio la superará con un poco de esfuerzo y constancia. Antes del Plan Bolonia tenía fama de «carrera fácil» pero ahora hay que tener en cuenta que los estudios universitarios requieren de mucho más esfuerzo y tiempo debido a la imposición de un sistema calificador de evaluación continua. La ventaja que yo veo es que ahora se aprende más en la universidad.

Salidas profesionales

El abanico de salidas profesionales resulta bastante amplio, citándose habitualmente las siguientes:

  • acceso a la profesión colegiada de Graduado Social.
  • cualquier función relacionada con los Recursos Humanos: planificación, dirección, reclutamiento y  selección, etc.
  • técnico de intermediación en el mercado de trabajo: agencias de colocación, recolocación, ETTs, inserción laboral, etc.
  • asesoría laboral.
  • mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (MATEPS).

Suele mencionarse erróneamente la salida profesional de técnico en prevención de riesgos laborales (PRL). Lo que realmente se precisa para ejercer esta profesión son estudios específicos a nivel de Máster Universitario. En cualquier caso, esta carrera y algunas ingenierías son la mejor vía para acceder al Máster.

También suelen asociarse a estos estudios determinados puestos de la Administración Pública como inspector de trabajo, subinspector de empleo, técnico de la Seguridad Social, etc. Si bien los conocimientos adquiridos en el Grado de Relaciones Laborales son de mucha utilidad para superar esas oposiciones, lo cierto es que el título no es un requisito para acceder a esas plazas.

En general, puede decirse que es una carrera que le resultará útil a cualquiera que la curse  ya que el trabajo (de momento) es el fenómeno cohesionador por excelencia de nuestra sociedad. La recomiendo para cualquier joven estudiante que no tenga claro hacia dónde enfocar su futuro académico y profesional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho del Trabajo, Empleo, Formación, Orientación Académica, Recursos Humanos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

113 respuestas a Evolución y contenidos de la carrera universitaria de Relaciones Laborales

  1. Cristina dijo:

    Hola!
    Soy diplomada en relaciones laborales (acabé la carrera en el 97) y tengo un master en dirección y gestión de RRHH privado.
    Estoy trabajando en administración pública como técnica en RRHH com interina. Mi pregunta es: si quiero acceder a una plaza en propiedad es posible que pidan com titulación el grado que yo no tengo. Ves conveniente hacer el grado en este caso?
    Sabes donde se imparten los cursos de adaptación y si los hay online? Vivo a 55 km de Barcelona y solo podría estudiar online.
    No se si me conviene más adaptación al grado o acceder a un grado y convalidar asignaturas o quedarme como estoy….
    Gracias
    Un saludo

    • Aflabor dijo:

      Hola Cristina
      Si piden el grado como requisito y no lo tienes no podrás acceder a la plaza. Podrías indagar sobre si se pidió el grado en anteriores convocatorias. Si no lo piden y te basta con la Diplomatura pues estupendo.
      No conozco ninguna universidad online (UOC, UDIMA, UNED, UNIR) que ofrezca la adaptación al grado de RRLL pero puedo equivocarme.
      Como último recurso podrías empezar el Grado de RRLL en la UOC i te convalidarían la mitad de los créditos más o menos.
      Lamento no poder ayudarte más.
      Un saludo

  2. Inma dijo:

    Hola. Soy graduada social diplomada y me gustaria saber cómo me afecta el plan bolonia. Mi título tiene alguna validez? Hace poco he querido presentarme a una plaza de orientador que exigían licenciatura en ciencias del trabajo. agradecería q me explicasen en que me afecta las nuevas titulaciones y qué opciónes tengo.

    Gracias x todo

    Inma iglesias

    • Aflabor dijo:

      Hola Inma
      Tu título sigue siendo válido, por ejemplo, te puedes colegiar en el Colegio de Graduados Sociales y ejercer sin problemas. Otra cosa es que en las ofertas públicas se pidan determinados requisitos concretos pero eso ya depende de la oferta.
      Un saludo

  3. María dijo:

    Hola, estoy terminando el Grado en Relaciones Laborales, y soy técnico superior en Adm. y Finanzas, la verdad que estoy perdida sobre qué camino escoger, tengo ansias por trabajar y seguir aprendiendo sobre todo en este sector pero veo muy difícil acceder a asesorías y mucho más acceder a un puesto público. Me estoy planteando ejercer por mi cuenta, pero me veo incapaz y verde por la falta de experiencia como graduada social, por tanto tampoco descarto hacer un mastér, pero no sé cuál me abriria más puertas. Como veis, estoy muy perdida y abierta a consejos. Gracias y un saludo.

    • Aflabor dijo:

      Hola María
      En principio, no es tan complicado acceder al mundo de las asesorías aunque suele estar mal pagado. Lo bueno es que aprendes cosas muy prácticas. Puedes ejercer por tu cuenta o sumarte a un despacho de abogados donde falte alguien de laboral pero tendrás que esforzarte mucho, pero mucho mucho, aunque acabarás dominando la materia muy bien. Otra opción es trabaja en la asesoría de un sindicato donde también se aprende bastante. Pronto publicaré una colaboración externa de un chico que ha estudiado el Grado de Relaciones Laborales y trabaja en un sindicato.
      Si optas por un máster, son útiles los de asesoría jurídica de la empresa o similar. En la URV hacen uno muy práctico: https://aflabor.wordpress.com/2016/09/21/posgrado-en-asesoramiento-juridico-laboral/
      Saludos

  4. Inot dijo:

    Buenas, estoy cursando la carrera de Relaciones Laborales. Mi pregunta era básicamente si en un futuro un titulado en relaciones laborales podría ser abogado laboralista. Para ello, ¿habría que estudiar algún máster en concreto o simplemente con tener la carrera de RRLL se podría? En definitiva, ¿abogado laboralista es una de las salidas profesionales a esta carrera?

    Gracias de antemano.

    • Aflabor dijo:

      Hola Inot.
      Para ser abogado laboralista hay que ser abogado (Grado Derecho + Máster Abogacía + Examen estatal).
      Para ser graduado social de momento con la carrera de Relaciones laborales ya es suficiente para actuar en el orden social.
      Está pendiente de desarrollo la normativa que regularía el acceso de un graduado social a segunda instancia y demás cuestiones donde actualmente opera el abogado laboralista en exclusiva. Esa normativa podría imponer como requisito un Máster y examen similar a los requeridos para el abogado. Pero no hay nada seguro aún.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s